Juan 19:19

Juan 19:19 DEFAULT

John

CHAPTER 19

1*a Then Pilate took Jesus and had him scourged. 2And the soldiers wove a crown out of thorns and placed it on his head, and clothed him in a purple cloak, 3and they came to him and said, “Hail, King of the Jews!” And they struck him repeatedly. 4Once more Pilate went out and said to them, “Look, I am bringing him out to you, so that you may know that I find no guilt in him.”b5So Jesus came out, wearing the crown of thorns and the purple cloak. And he said to them, “Behold, the man!”c6When the chief priests and the guards saw him they cried out, “Crucify him, crucify him!” Pilate said to them, “Take him yourselves and crucify him. I find no guilt in him.”d7* The Jews answered,e “We have a law, and according to that law he ought to die, because he made himself the Son of God.” 8Now when Pilate heard this statement, he became even more afraid, 9and went back into the praetorium and said to Jesus, “Where are you from?” Jesus did not answer him.f10So Pilate said to him, “Do you not speak to me? Do you not know that I have power to release you and I have power to crucify you?” 11Jesus answered [him], “You would have no power over me if it had not been given to you from above. For this reason the one who handed me over to you has the greater sin.”g12Consequently, Pilate tried to release him; but the Jews cried out, “If you release him, you are not a Friend of Caesar.* Everyone who makes himself a king opposes Caesar.”h

13When Pilate heard these words he brought Jesus out and seated him* on the judge’s bench in the place called Stone Pavement, in Hebrew, Gabbatha. 14It was preparation day for Passover, and it was about noon.* And he said to the Jews, “Behold, your king!” 15They cried out, “Take him away, take him away! Crucify him!” Pilate said to them, “Shall I crucify your king?” The chief priests answered, “We have no king but Caesar.” 16Then he handed him over to them to be crucified.*

The Crucifixion of Jesus. So they took Jesus, 17i and carrying the cross himself* he went out to what is called the Place of the Skull, in Hebrew, Golgotha. 18There they crucified him, and with him two others, one on either side, with Jesus in the middle. 19* Pilate also had an inscription written and put on the cross. It read, “Jesus the Nazorean, the King of the Jews.” 20Now many of the Jews read this inscription, because the place where Jesus was crucified was near the city; and it was written in Hebrew, Latin, and Greek. 21So the chief priests of the Jews said to Pilate, “Do not write ‘The King of the Jews,’ but that he said, ‘I am the King of the Jews.’”j22Pilate answered, “What I have written, I have written.”

23* When the soldiers had crucified Jesus,k they took his clothes and divided them into four shares, a share for each soldier.l They also took his tunic, but the tunic was seamless, woven in one piece from the top down. 24So they said to one another, “Let’s not tear it, but cast lots for it to see whose it will be,” in order that the passage of scripture might be fulfilled [that says]:

“They divided my garments among them,

and for my vesture they cast lots.”

This is what the soldiers did. 25*m Standing by the cross of Jesus were his mother and his mother’s sister, Mary the wife of Clopas, and Mary of Magdala. 26When Jesus saw his mother* and the disciple there whom he loved, he said to his mother, “Woman, behold, your son.”n27Then he said to the disciple, “Behold, your mother.” And from that hour the disciple took her into his home.

28o After this, aware that everything was now finished, in order that the scripture might be fulfilled,* Jesus said, “I thirst.”p29There was a vessel filled with common wine.* So they put a sponge soaked in wine on a sprig of hyssop and put it up to his mouth. 30* When Jesus had taken the wine, he said, “It is finished.”q And bowing his head, he handed over the spirit.

The Blood and Water.31Now since it was preparation day, in order that the bodies might not remain on the cross on the sabbath, for the sabbath day of that week was a solemn one, the Jews asked Pilate that their legs be broken and they be taken down.r32So the soldiers came and broke the legs of the first and then of the other one who was crucified with Jesus. 33But when they came to Jesus and saw that he was already dead, they did not break his legs, 34*s but one soldier thrust his lance into his side, and immediately blood and water flowed out. 35An eyewitness has testified, and his testimony is true; he knows* that he is speaking the truth, so that you also may [come to] believe.t36For this happened so that the scripture passage might be fulfilled:

“Not a bone of it will be broken.”u

37And again another passage says:

“They will look upon him whom they have pierced.”v

The Burial of Jesus.*38w After this, Joseph of Arimathea, secretly a disciple of Jesus for fear of the Jews, asked Pilate if he could remove the body of Jesus. And Pilate permitted it. So he came and took his body. 39Nicodemus, the one who had first come to him at night, also came bringing a mixture of myrrh and aloes weighing about one hundred pounds.x40They took the body of Jesus and bound it with burial cloths along with the spices, according to the Jewish burial custom. 41Now in the place where he had been crucified there was a garden, and in the garden a new tomb, in which no one had yet been buried. 42So they laid Jesus there because of the Jewish preparation day; for the tomb was close by.

* [] Luke places the mockery of Jesus at the midpoint in the trial when Jesus was sent to Herod. Mark and Matthew place the scourging and mockery at the end of the trial after the sentence of death. Scourging was an integral part of the crucifixion penalty.

* [] Made himself the Son of God: this question was not raised in John’s account of the Jewish interrogations of Jesus as it was in the synoptic account. Nevertheless, see Jn ; ;

* [] Friend of Caesar: a Roman honorific title bestowed upon high-ranking officials for merit.

* [] Seated him: others translate “(Pilate) sat down.” In John’s thought, Jesus is the real judge of the world, and John may here be portraying him seated on the judgment bench. Stone pavement: in Greek lithostrotos; under the fortress Antonia, one of the conjectured locations of the praetorium, a massive stone pavement has been excavated. Gabbatha (Aramaic rather than Hebrew) probably means “ridge, elevation.”

* [] Noon: Mk has Jesus crucified “at the third hour,” which means either 9 A.M. or the period from 9 to Noon, the time when, according to John, Jesus was sentenced to death, was the hour at which the priests began to slaughter Passover lambs in the temple; see Jn

* [] He handed him over to them to be crucified: in context this would seem to mean “handed him over to the chief priests.” Lk has a similar ambiguity. There is a polemic tendency in the gospels to place the guilt of the crucifixion on the Jewish authorities and to exonerate the Romans from blame. But John later mentions the Roman soldiers (Jn ), and it was to these soldiers that Pilate handed Jesus over.

* [] Carrying the cross himself: a different picture from that of the synoptics, especially Lk where Simon of Cyrene is made to carry the cross, walking behind Jesus. In John’s theology, Jesus remained in complete control and master of his destiny (cf. Jn ). Place of the Skull: the Latin word for skull is Calvaria; hence “Calvary.” Golgotha is actually an Aramaic rather than a Hebrew word.

* [] The inscription differs with slightly different words in each of the four gospels. John’s form is fullest and gives the equivalent of the Latin INRI = Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum. Only John mentions its polyglot character (Jn ) and Pilate’s role in keeping the title unchanged (Jn –22).

* [–25a] While all four gospels describe the soldiers casting lots to divide Jesus’ garments (see note on Mt ), only John quotes the underlying passage from Ps , and only John sees each line of the poetic parallelism literally carried out in two separate actions (Jn –24).

* [] It is not clear whether four women are meant, or three (i.e., Mary the wife of Cl[e]opas [cf. Lk ] is in apposition with his mother’s sister) or two (his mother and his mother’s sister, i.e., Mary of Cl[e]opas and Mary of Magdala). Only John mentions the mother of Jesus here. The synoptics have a group of women looking on from a distance at the cross (Mk ).

* [–27] This scene has been interpreted literally, of Jesus’ concern for his mother; and symbolically, e.g., in the light of the Cana story in Jn 2 (the presence of the mother of Jesus, the address woman, and the mention of the hour) and of the upper room in Jn 13 (the presence of the beloved disciple; the hour). Now that the hour has come (Jn ), Mary (a symbol of the church?) is given a role as the mother of Christians (personified by the beloved disciple); or, as a representative of those seeking salvation, she is supported by the disciple who interprets Jesus’ revelation; or Jewish and Gentile Christianity (or Israel and the Christian community) are reconciled.

* [] The scripture…fulfilled: either in the scene of Jn –27, or in the I thirst of Jn If the latter, Ps ; deserve consideration.

* [] Wine: John does not mention the drugged wine, a narcotic that Jesus refused as the crucifixion began (Mk ), but only this final gesture of kindness at the end (Mk ). Hyssop, a small plant, is scarcely suitable for carrying a sponge (Mark mentions a reed) and may be a symbolic reference to the hyssop used to daub the blood of the paschal lamb on the doorpost of the Hebrews (Ex ).

* [] Handed over the spirit: there is a double nuance of dying (giving up the last breath or spirit) and that of passing on the holy Spirit; see Jn which connects the giving of the Spirit with Jesus’ glorious return to the Father, and Jn where the author portrays the conferral of the Spirit.

* [–35] John probably emphasizes these verses to show the reality of Jesus’ death, against the docetic heretics. In the blood and water there may also be a symbolic reference to the Eucharist and baptism.

* [] He knows: it is not certain from the Greek that this he is the eyewitness of the first part of the sentence. May [come to] believe: see note on Jn

* [–42] In the first three gospels there is no anointing on Friday. In Matthew and Luke the women come to the tomb on Sunday morning precisely to anoint Jesus.

a. [–16] Mt –31; Mk –20; Lk –

b. []

c. [] Is

d. [] ;

e. [] –36; Lv

f. []

g. [] ; ; Rom

h. [] Acts

i. [–22] Mt –37; Mk –26; Lk –

j. [] ; Lk

k. [–27] Mt –44; Mk –32; Lk –

l. [–24] Ps ; Mt ; Mk ; Lk

m. [] Mt ; Mk –41; Lk ;

n. []

o. [–30] Mt –56; Mk –41; Lk –

p. [] Ps ;

q. [] ; ; ; Lk

r. [] Ex ; Dt

s. [] Nm ; 1 Jn

t. [] –39;

u. [] Ex ; Nm ; Ps

v. [] Nm ; Zec ; Rev

w. [–42] Mt –60; Mk –46; Lk –

x. [] –2; ; Ps

Sours: https://bible.usccb.org/bible/john/19

Versos Paralelos

La Biblia de las Américas
Pilato también escribió un letrero y lo puso sobre la cruz. Y estaba escrito: JESUS EL NAZARENO, EL REY DE LOS JUDIOS.

Nueva Biblia Latinoamericana
Pilato también escribió un letrero y lo puso sobre la cruz. Y estaba escrito: "JESUS EL NAZARENO, EL REY DE LOS JUDIOS."

Reina Valera Gómez
Y escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz. Y el escrito era: JESÚS DE NAZARET, EL REY DE LOS JUDÍOS.

Reina Valera
Y escribió también Pilato un título, que puso encima de la cruz. Y el escrito era: JESUS NAZARENO, REY DE LOS JUDIOS.

Biblia Jubileo
Y escribió también Pilato un título, que puso encima del madero. Y el escrito era: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS.

Sagradas Escrituras
Y escribió también Pilato un título, que puso encima del madero. Y el escrito era: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDIOS.

King James Bible
And Pilate wrote a title, and put it on the cross. And the writing was, JESUS OF NAZARETH THE KING OF THE JEWS.

English Revised Version
And Pilate wrote a title also, and put it on the cross. And there was written, JESUS OF NAZARETH, THE KING OF THE JEWS.

Tesoro de la Escritura

wrote.

Mateo
Y pusieron sobre su cabeza la acusación contra El, que decía: ESTE ES JESUS, EL REY DE LOS JUDIOS.

Marcos
Y la inscripción de la acusación contra El decía: EL REY DE LOS JUDIOS.

Lucas
Había también una inscripción sobre El, que decía: ESTE ES EL REY DE LOS JUDIOS.

And the.

JESUS.

Juan ,12
y acercándose a El, le decían: ¡Salve, Rey de los judíos! Y le daban bofetadas.&#;

Juan ,46,49
Felipe encontró a Natanael y le dijo: Hemos hallado a aquel de quien escribió Moisés en la ley, y también los profetas, a Jesús de Nazaret, el hijo de José.&#;

Juan
Entonces Pilato volvió a entrar al Pretorio, y llamó a Jesús y le dijo: ¿Eres tú el Rey de los judíos?

Hechos
Pero Pedro dijo: No tengo plata ni oro, mas lo que tengo, te doy: en el nombre de Jesucristo el Nazareno, ¡anda!

Hechos
Yo ciertamente había creído que debía hacer muchos males en contra del nombre de Jesús de Nazaret.

Enlaces

Juan Interlineal&#; Juan Plurilingüe&#; Juan Español&#; Jean Francés&#; Johannes Alemán&#; Juan Chino&#; John Inglés&#; Bible Apps&#; Bible Hub

Las citas Bíblicas son tomadas de La Biblia de las Américas © , , by The Lockman Foundation, La Habra, Calif, //www.lockman.org. Usadas con permiso.

Las citas bíblicas son tomadas Nueva Biblia de los Hispanos © by The Lockman Foundation, La Habra, Calif, //www.lockman.org. Usadas con permiso.

Reina Valera Gómez (© )
Sours: https://bibliaparalela.com/john/htm
  1. Speech pathologist in schools salary
  2. Razer white mouse
  3. Pack of diapers
  4. Minecraft peaceful server

+     Text Size     &#;

1 Then Pilate therefore took Jesus, and scourged him.

2 And the soldiers platted a crown of thorns, and put it on his head, and they put on him a purple robe,

3 And said, Hail, King of the Jews! and they smote him with their hands.

4 Pilate therefore went forth again, and saith unto them, Behold, I bring him forth to you, that ye may know that I find no fault in him.

5 Then came Jesus forth, wearing the crown of thorns, and the purple robe. And Pilate saith unto them, Behold the man!

6 When the chief priests therefore and officers saw him, they cried out, saying, Crucify him, crucify him. Pilate saith unto them, Take ye him, and crucify him: for I find no fault in him.

7 The Jews answered him, We have a law, and by our law he ought to die, because he made himself the Son of God.

8 When Pilate therefore heard that saying, he was the more afraid;

9 And went again into the judgment hall, and saith unto Jesus, Whence art thou? But Jesus gave him no answer.

10 Then saith Pilate unto him, Speakest thou not unto me? knowest thou not that I have power to crucify thee, and have power to release thee?

11 Jesus answered, Thou couldest have no power at all against me, except it were given thee from above: therefore he that delivered me unto thee hath the greater sin.

12 And from thenceforth Pilate sought to release him: but the Jews cried out, saying, If thou let this man go, thou art not Caesar's friend: whosoever maketh himself a king speaketh against Caesar.

13 When Pilate therefore heard that saying, he brought Jesus forth, and sat down in the judgment seat in a place that is called the Pavement, but in the Hebrew, Gabbatha.

14 And it was the preparation of the passover, and about the sixth hour: and he saith unto the Jews, Behold your King!

15 But they cried out, Away with him, away with him, crucify him. Pilate saith unto them, Shall I crucify your King? The chief priests answered, We have no king but Caesar.

16 Then delivered he him therefore unto them to be crucified. And they took Jesus, and led him away.

17 And he bearing his cross went forth into a place called the place of a skull, which is called in the Hebrew Golgotha:

18 Where they crucified him, and two other with him, on either side one, and Jesus in the midst.

19 And Pilate wrote a title, and put it on the cross. And the writing was, JESUS OF NAZARETH THE KING OF THE JEWS.

20 This title then read many of the Jews: for the place where Jesus was crucified was nigh to the city: and it was written in Hebrew, and Greek, and Latin.

21 Then said the chief priests of the Jews to Pilate, Write not, The King of the Jews; but that he said, I am King of the Jews.

22 Pilate answered, What I have written I have written.

23 Then the soldiers, when they had crucified Jesus, took his garments, and made four parts, to every soldier a part; and also his coat: now the coat was without seam, woven from the top throughout.

24 They said therefore among themselves, Let us not rend it, but cast lots for it, whose it shall be: that the scripture might be fulfilled, which saith, They parted my raiment among them, and for my vesture they did cast lots. These things therefore the soldiers did.

25 Now there stood by the cross of Jesus his mother, and his mother's sister, Mary the wife of Cleophas, and Mary Magdalene.

26 When Jesus therefore saw his mother, and the disciple standing by, whom he loved, he saith unto his mother, Woman, behold thy son!

27 Then saith he to the disciple, Behold thy mother! And from that hour that disciple took her unto his own home.

28 After this, Jesus knowing that all things were now accomplished, that the scripture might be fulfilled, saith, I thirst.

29 Now there was set a vessel full of vinegar: and they filled a spunge with vinegar, and put it upon hyssop, and put it to his mouth.

30 When Jesus therefore had received the vinegar, he said, It is finished: and he bowed his head, and gave up the ghost.

31 The Jews therefore, because it was the preparation, that the bodies should not remain upon the cross on the sabbath day, (for that sabbath day was an high day,) besought Pilate that their legs might be broken, and that they might be taken away.

32 Then came the soldiers, and brake the legs of the first, and of the other which was crucified with him.

33 But when they came to Jesus, and saw that he was dead already, they brake not his legs:

34 But one of the soldiers with a spear pierced his side, and forthwith came there out blood and water.

35 And he that saw it bare record, and his record is true: and he knoweth that he saith true, that ye might believe.

36 For these things were done, that the scripture should be fulfilled, A bone of him shall not be broken.

37 And again another scripture saith, They shall look on him whom they pierced.

38 And after this Joseph of Arimathaea, being a disciple of Jesus, but secretly for fear of the Jews, besought Pilate that he might take away the body of Jesus: and Pilate gave him leave. He came therefore, and took the body of Jesus.

39 And there came also Nicodemus, which at the first came to Jesus by night, and brought a mixture of myrrh and aloes, about an hundred pound weight.

40 Then took they the body of Jesus, and wound it in linen clothes with the spices, as the manner of the Jews is to bury.

41 Now in the place where he was crucified there was a garden; and in the garden a new sepulchre, wherein was never man yet laid.

42 There laid they Jesus therefore because of the Jews' preparation day; for the sepulchre was nigh at hand.



Do you have a Bible comment or question?


Sours: https://www.kingjamesbibleonline.org/John-Chapter/
Reavivados por su Palabra - 22/04/2018 - Juan 19

Juan

XX. MARÍA EN LA CRUZ.

Tomaron, pues, a Jesús, y él salió, llevando la cruz para sí, al lugar llamado El lugar de la calavera, que en hebreo se llama Gólgota; donde lo crucificaron, y con Él a otros dos, a cada lado uno, y Jesús en medio. Y Pilato también escribió un título, y lo puso en la cruz. Y allí estaba escrito: JESÚS DE NAZARET, EL REY DE LOS JUDÍOS. Por tanto, este título leían muchos de los judíos: porque el lugar donde Jesús estaba crucificado estaba cerca de la ciudad; y estaba escrito en hebreo, latín y griego.

Entonces los principales sacerdotes de los judíos dijeron a Pilato: No escribas: Rey de los judíos; pero, lo que Él dijo, soy Rey de los Judíos. Pilato respondió: Lo que escribí, escribí. Los soldados, por tanto, cuando hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestiduras y le hicieron cuatro partes, a cada soldado una parte; y también la túnica: ahora la túnica estaba sin costura, tejida desde la parte superior por todas partes. Entonces se decían unos a otros: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, de quién será; para que se cumpliera la Escritura que dice: Se repartieron entre ellos mis vestidos, y sobre mi vestidura echaron suertes.

Por tanto, estas cosas hicieron los soldados. Pero estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María, esposa de Cleofás, y María Magdalena. Cuando Jesús vio a su madre y al discípulo a quien amaba que estaba allí, dijo a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Entonces dijo al discípulo: Ahí tienes a tu madre. Y desde esa hora el discípulo la llevó a su propia casa "( Juan .

Si preguntamos por qué acusación nuestro Señor fue condenado a muerte, la respuesta debe ser compleja, no simple. Pilato de hecho, de acuerdo con la costumbre habitual, pintó en una pizarra el nombre y el crimen del Prisionero, para que todos los que pudieran entender cualquiera de los tres idiomas actuales supieran quién era y por qué fue crucificado. Pero en el caso de Jesús, la inscripción fue simplemente una broma espantosa por parte de Pilato.

Fue la brutal represalia de un hombre orgulloso que se encontró indefenso en manos de personas a las que despreciaba y odiaba. Sentía cierto gusto por la crucifixión de Jesús cuando, con su inscripción, la había convertido en un insulto a la nación. Un destello de salvaje satisfacción iluminó por un momento su rostro sombrío cuando descubrió que su burla lo había dicho, y los principales sacerdotes llegaron rogándole que cambiara lo que había escrito.

Pilato, desde la primera mirada que tuvo de su Prisionero, comprendió que tenía ante sí un tipo de persona completamente diferente al fanático común, al Mesías espurio o al galileo turbulento. Pilato conocía lo suficiente de los judíos como para estar seguro de que si Jesús hubiera estado tramando una rebelión contra Roma, los principales sacerdotes no lo habrían informado. Posiblemente sabía lo suficiente de lo que había sucedido en su provincia para comprender que era precisamente porque Jesús no se permitiría ser nombrado rey en oposición a Roma que los judíos lo detestaban y lo acusaban.

Posiblemente vio lo suficiente de las relaciones de Jesús con las autoridades para despreciar la malignidad y la bajeza abandonadas que podrían llevar a un hombre inocente a su bar y acusarlo de lo que a sus ojos no era ningún delito y acusarlo precisamente porque era inocente. de ella.

Nominalmente, pero solo nominalmente, Jesús fue crucificado por sedición. Si pasamos, en busca de la acusación real, del tribunal de Pilato al Sanedrín, nos acercamos más a la verdad. El cargo por el que fue condenado en este tribunal fue el cargo de blasfemia. De hecho, fue examinado en cuanto a sus afirmaciones de ser el Mesías, pero no parece que tuvieran ninguna ley en la que pudiera haber sido condenado por tales afirmaciones.

No esperaban que el Mesías fuera Divino en el sentido correcto. Si lo hubieran hecho, entonces cualquiera que afirmara falsamente ser el Mesías habría afirmado falsamente ser Divino y, por lo tanto, habría sido culpable de blasfemia. Pero no fue por pretender ser el Cristo por lo que Jesús fue condenado; fue cuando se declaró el Hijo de Dios que el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras y lo declaró culpable de blasfemia.

Ahora, por supuesto, era muy posible que muchos miembros del Sanedrín crearan sinceramente que se había proferido una blasfemia. La unidad de Dios era el credo distintivo del judío, lo que había hecho a su nación, y no se podía pensar en ningún labio humano que reclamara la igualdad con el único Dios infinito. Debe haber caído sobre sus oídos como un trueno; debieron de haberse echado hacia atrás en sus asientos o haberse alejado de ellos horrorizados cuando la figura humana que estaba atada frente a ellos hizo un reclamo tan terrible.

Había hombres entre ellos que habrían defendido su afirmación de ser el Mesías, que creían que era un hombre enviado por Dios; pero no se pudo alzar una voz en Su defensa cuando la afirmación de ser Hijo de Dios en un sentido Divino salió de Sus labios. Sus mejores amigos debieron haber dudado y sentirse decepcionados, debieron haber supuesto que estaba confundido por los eventos de la noche, y solo podía esperar el resultado con dolor y asombro.

¿Era el Sanedrín, entonces, el culpable de condenar a Jesús? Creían sinceramente que Él era un blasfemo, y su ley adjuntaba al crimen de blasfemia el castigo de muerte. Fue por ignorancia que lo hicieron; y sabiendo sólo lo que sabían, no podrían haber actuado de otra manera. Si eso es verdad. Pero ellos fueron los responsables de su ignorancia. Jesús había dado abundantes oportunidades a la nación para que lo entendiera y considerara sus afirmaciones.

No irrumpió en el público con una demanda no certificada de ser aceptado como Divino. Vivió entre aquellos que fueron instruidos en tales asuntos; y aunque en algunos aspectos era muy diferente del Mesías que habían buscado, un poco de apertura mental y un poco de investigación cuidadosa los habrían convencido de que fue enviado por Dios. Y si hubieran reconocido esto, si se hubieran permitido obedecer sus instintos y decir: Este es un hombre verdadero, un hombre que tiene un mensaje para nosotros, si no hubieran sofisticado sus mentes con sutilezas literalmente, habrían reconocido Su superioridad y estado dispuesto a aprender de él.

Y si hubieran mostrado alguna disposición para aprender, Jesús era un maestro demasiado sabio para apresurarlos y dar los pasos necesarios en convicción y experiencia. Habría sido lento en extorsionar a cualquier confesión de su divinidad hasta que hubieran llegado a creer en ella por el trabajo de sus propias mentes. Suficiente para Él para que estuvieran dispuestos a ver la verdad acerca de Él y declararla como la veían. La gran acusación que presentó contra sus acusadores fue que violentaron sus propias convicciones.

Las incómodas sospechas que tenían sobre su dignidad las reprimieron; resistieron la atracción que a veces sentían por su bondad; el deber de indagar pacientemente sobre Sus afirmaciones que rechazaron. Y así se profundizó su oscuridad, hasta que en su ignorancia culpable cometieron el mayor de los crímenes.

De todo esto, entonces, se desprenden dos cosas. Primero, que Jesús fue condenado bajo el cargo de blasfemia, condenado porque se hizo igual a Dios. Sus propias palabras, pronunciadas bajo juramento, administradas de la manera más solemne, fueron entendidas por el Sanedrín como una afirmación explícita de ser el Hijo de Dios en un sentido en el que ningún hombre podría sin blasfemar afirmar serlo. No dio ninguna explicación de sus palabras cuando vio cómo se entendían.

Y, sin embargo, si Él no fuera verdaderamente Divino, no habría nadie que pudiera haberse sorprendido más que Él por tal afirmación. Él entendió, si es que alguien lo entendió, la majestad de Dios; Él conocía mejor que ningún otro la diferencia entre el Santo y Sus criaturas pecadoras; Toda su vida la dedicó al propósito de revelar a los hombres al Dios invisible. ¿Qué podría haberle parecido más monstruoso, qué podría haber embrutecido más eficazmente la obra y el objetivo de su vida, que el hecho de que él, siendo hombre, se dejara tomar por Dios? Cuando Pilato le dijo que se le acusaba de proclamarse rey, le explicó en qué sentido lo hacía, y eliminó de la mente de Pilato la suposición errónea que había dado a luz esta afirmación.

Si el Sanedrín hubiera albergado una idea errónea de lo que estaba involucrado en Su afirmación de ser el Hijo de Dios, también debe haberles explicado en qué sentido lo hizo, y haber quitado de sus mentes la impresión de que estaba afirmando ser el Hijo de Dios. Adivinar. No dio ninguna explicación; Les permitió suponer que afirmaba ser el Hijo de Dios en un sentido que sería blasfemo en un simple hombre. De modo que si alguien deduce de esto que Jesús era divino en un sentido en el que sería una blasfemia que cualquier otro hombre pretendiera serlo, obtiene una inferencia legítima, incluso necesaria.

Otra reflexión que se impone al lector de esta narración es que el desastre aguarda a una investigación sofocada. Los judíos condenaron honestamente a Cristo como un blasfemo porque deshonestamente le habían negado que fuera un buen hombre. Pusieron sus talones en la pequeña chispa que se habría convertido en una luz resplandeciente. Si al principio lo hubieran considerado con franqueza mientras él hacía el bien y no reclamaba nada, se habrían apegado a Él como lo hicieron sus discípulos y, como ellos, habrían llegado a un conocimiento más completo del significado de Su palabra. persona y trabajo.

Son estos principios de convicción los que estamos tan dispuestos a abusar. Parece un crimen mucho menor matar a un niño que apenas ha respirado una vez que matar a un hombre de vida lujuriosa y ocupado en su mejor momento; pero uno, si se trata con justicia, se convertirá en el otro. Y aunque pensamos muy poco en sofocar los susurros apenas respirados en nuestro propio corazón y mente, debemos considerar que son sólo esos susurros los que pueden llevarnos a la verdad proclamada en voz alta.

Si no seguimos las sugerencias, si no llevamos la investigación al descubrimiento, si no valoramos el más mínimo grano de verdad como una semilla de valor desconocido y consideramos malo matar incluso la más pequeña verdad en nuestras almas, difícilmente podremos lograrlo. Espere en cualquier momento estar en plena luz de la realidad y regocijarse en ella. Aceptar a Cristo como divino puede estar ahora más allá de nosotros; reconocerlo como tal sería simplemente perjurarnos; pero, ¿no podemos reconocerle como un verdadero hombre, un buen hombre, un maestro ciertamente enviado por Dios? Si sabemos que Él es todo eso y más, entonces, ¿hemos pensado en sus resultados? Sabiendo que Él es una figura única entre los hombres, ¿hemos percibido lo que esto implica? Admitiéndole ser el mejor de los hombres, lo amamos, lo imitamos, meditamos en sus palabras, añorar su compañía? No lo tratemos como si no existiera porque todavía no es para nosotros todo lo que es para algunos.

Tengamos cuidado de descartar toda convicción acerca de Él porque hay algunas convicciones de las que hablan otras personas que nosotros no sentimos. Es mejor negar a Cristo que negar nuestras propias convicciones; porque hacerlo es apagar la única luz que tenemos y exponernos a todo desastre. El hombre que se ha sacado los ojos no puede alegar ceguera por no ver las luces y conducir el barco ricamente cargado sobre las rocas.

Guiado por el sabor perfecto que da la reverencia, Juan dice muy poco sobre la crucifixión real. De hecho, nos muestra a los soldados sentados junto al pequeño montón de ropa que le habían quitado a nuestro Señor, parcelando, tal vez ya asumiéndola como su propia ropa. Porque las ropas por las que nuestro Señor había sido conocido, estos soldados ahora llevarían a los lugares desconocidos de la borrachera y el pecado, emblemas de nuestra despiadada e irreflexiva profanación del nombre de nuestro Señor con la que nos vestimos exteriormente y, sin embargo, llevamos a las escenas lo más desagradable.

Juan, escribiendo mucho después del evento, parece no tener ánimo para registrar las pobres burlas con las que la multitud buscaba aumentar el sufrimiento del Crucificado, y forzar en Su espíritu un sentido de desolación e ignominia de la cruz. Poco a poco la multitud se cansa y se dispersa, y sólo aquí y allá queda un pequeño grupo susurrante. El día llega a su máximo calor; los soldados yacen o se quedan callados; el centurión se sienta inmóvil en su caballo inmóvil, parecido a una estatua; la quietud de la muerte cae sobre la escena, sólo interrumpida a intervalos por un gemido de una u otra de las cruces.

De repente, a través de este silencio se oyen las palabras: "Mujer, ahí tienes a tu hijo; hijo, ahí tienes a tu madre", palabras que nos recuerdan que toda esta escena espantosa que hace sangrar el corazón del extraño ha sido presenciada por la madre del extraño. Crucificado. Cuando la multitud se separó de las cruces, el pequeño grupo de mujeres que John había traído al lugar se acercó más y más hasta que estuvieron muy cerca de Él a quien amaban, aunque sus labios aparentemente estaban sellados por su impotencia para ministrar. consuelo.

Estas horas de sufrimiento, mientras la espada atravesaba lentamente el alma de María, según la palabra de Simeón, ¿quién medirá? La suya no era una tristeza histérica y ruidosa, sino tranquila y silenciosa. No había nada salvaje, nada extravagante en ello. No había ningún signo de debilidad femenina, ningún grito, ningún desmayo, ningún gesto salvaje de angustia incontrolable, nada que mostrara que ella era la doliente excepcional y que no había dolor como su dolor.

Su reverencia por el Señor la salvó de perturbar Sus últimos momentos. Se puso de pie y vio el final. Vio que Su cabeza se levantaba con angustia y caía sobre Su pecho con debilidad, y no pudo tomarla suavemente en sus manos y enjugar el sudor de la muerte de Su frente. Vio sus manos y pies perforados entumecerse y lívidos, y tal vez no los irritara. Lo vio jadear de dolor cuando un calambre se apoderó de una parte tras otra de Su cuerpo extendido, y no pudo cambiar Su postura ni dar libertad ni siquiera a una de Sus manos.

Y tuvo que sufrir esto con profunda desolación de espíritu. Su vida parecía estar enterrada en la cruz. A los que están de luto a menudo les parece que no les queda nada más que morir con los moribundos. Un corazón ha sido la luz de la vida, y ahora esa luz se apaga. ¿Qué significado, qué motivo puede tener más la vida? [28] No valoramos ningún pasado donde no estaba ese corazón; no teníamos futuro que no estuviera concentrado en él o en el que no tuviera parte.

Pero la absorción del amor común debe haber sido superada con creces en el caso de María. Ninguno había sido bendecido con un amor como el de ella. Y ahora nadie estimaba como ella la inmaculada inocencia de la Víctima; nadie podía conocer como ella conocía la profundidad de Su bondad, el insondable e invencible amor que Él tenía por todos; y nadie podía estimar como ella la ingratitud de aquellos a quienes Él había sanado, alimentado, enseñado y consolado con tanta abnegación.

Ella sabía que no había nadie como Él, y que si alguien podía haber traído bendición a esta tierra, era Él, y allí lo vio clavado en la cruz, el final realmente llegó. No sabemos si en esa hora pensó en la prueba de Abraham; no sabemos si se permitió pensar en absoluto, si no sufrió simplemente como madre al perder a su hijo; pero ciertamente debió haber sido con más intenso entusiasmo cuando se escuchó una vez más dirigirse a él.

María fue encomendada a Juan como la amiga más cercana de Jesús. Estos dos estarían en total simpatía, ambos estando dedicados a Él. Quizás fue una indicación para los que estaban presentes, y a través de ellos para todos, que nada es tan verdadero un vínculo entre los corazones humanos como la simpatía por Cristo. Podemos admirar la naturaleza y, sin embargo, tener muchos puntos de antipatía hacia aquellos que también la admiran. Puede que nos guste el mar y, sin embargo, no nos sintamos atraídos por algunas personas a las que también les gusta el mar.

Puede que nos gusten las matemáticas y, sin embargo, descubramos que esto nos lleva a una simpatía muy parcial y limitada por los matemáticos. Es más, incluso podemos admirar y amar a la misma persona que los demás y, sin embargo, estar en desacuerdo sobre otros asuntos. Pero si Cristo es elegido y amado como debe ser, ese amor es un afecto determinante que gobierna todo lo demás dentro de nosotros, y nos lleva a una permanente simpatía por todos los que están igualmente gobernados y moldeados por ese amor. Ese amor indica una cierta experiencia pasada y garantiza un tipo especial de carácter. Es la característica de los súbditos del reino de Dios.

Este cuidado por su madre en sus últimos momentos es parte de toda la conducta de Jesús. A lo largo de Su vida hay una ausencia total de cualquier cosa pomposa o excitada. Todo es sencillo. Los actos más grandes de la historia humana los realiza en la carretera, en la cabaña, entre un grupo de mendigos en una entrada. Las palabras que emocionaron los corazones y enmendaron la vida de miles de personas fueron dichas con indiferencia mientras caminaba con algunos amigos.

Rara vez reunió a una multitud. No hubo publicidad, ni admisión por boleto, ni arreglos elaborados para un discurso fijo a una hora determinada. Aquellos que conocen la naturaleza humana sabrán qué pensar de esta facilidad y sencillez sin estudiar, y la apreciarán. Aquí aparece la misma característica. Habla como si no fuera objeto de contemplación; hay una ausencia total de timidez, de sugerencia ostentosa de que ahora Él está haciendo expiación por los pecados del mundo.

Él habla con su madre y la cuida como lo hubiera hecho si hubieran estado juntos en la casa de Nazaret. Uno se desespera por aprender alguna vez esa lección, o de hecho, de ver a otros aprenderla. ¡Qué parecido a un hormiguero es el mundo de los hombres! ¡Qué fiebre y emoción! ¡Qué alboroto y preocupación! ¡qué alboroto! ¡Qué envío de mensajeros, convocatoria de reuniones, levantamiento de tropas y magnificación de pequeñas cosas! ¡Qué ausencia de tranquilidad y sencillez! Pero esto, al menos, que puede aprender - que sin deberes, sin embargo importante, pueden disculparnos por no cuidar a nuestros parientes.

Son personas engañadas que gastan toda su caridad y dulzura al aire libre, que tienen fama de piedad y deben ser vistos al frente de esta o aquella obra cristiana, pero que son hoscos o imperiosos o de mal genio o indiferentes en casa. Si mientras salvaba un mundo, Jesús tuvo tiempo libre para cuidar de su madre, no hay deberes tan importantes como para evitar que un hombre sea considerado y obediente en el hogar.

Aquellos que presenciaron los acontecimientos apresurados de la mañana cuando Cristo fue crucificado podrían ser perdonados si sus mentes estuvieran llenas de lo que veían sus ojos, y si sólo pudieran discernir los objetos externos. Estamos en circunstancias diferentes y se puede esperar que analicemos más profundamente lo que estaba sucediendo. Ver solo las pasiones mezquinas y malvadas de los hombres, no ver nada más que el sufrimiento patético de una persona inocente y mal juzgada, tomar nuestra interpretación de estos eventos rápidos y desordenados de los espectadores casuales sin esforzarnos por descubrir el significado de Dios en ellos, sería de hecho, será un ejemplo flagrante de lo que se ha llamado "leer a Dios en una traducción en prosa", traduciendo Su expresión más clara y conmovedora a este mundo en el lenguaje de los judíos insensibles o de los bárbaros soldados romanos.

Abramos nuestro oído al propio significado de Dios en estos eventos, y lo oímos proferirnos todo Su amor Divino, y en los tonos más contundentes y conmovedores. Estos son los eventos en los que se expresan sus propósitos más profundos y su amor más tierno. ¡Cómo se esfuerza por abrirse camino hasta nosotros para convencernos de la realidad del pecado y de la salvación! Ser meros espectadores de estas cosas es convencernos de ser superficiales o extrañamente insensibles.

Casi ningún criminal es ejecutado pero todos tenemos nuestra opinión sobre la justicia o injusticia de su condena. Es muy posible que se espere que formulemos nuestro juicio en este caso y que actuemos al respecto. Si Jesús fue condenado injustamente, tanto nosotros como sus contemporáneos tenemos que ver con sus afirmaciones. Si estas afirmaciones fueran ciertas, tenemos algo más que hacer que simplemente decirlo.

NOTAS AL PIE:

[28] Véase el Belén de Faber .

Sours: https://www.bibliaplus.org/es/commentaries/73/comentario-biblico-del-expositor-nicoll/juan/19/

19:19 juan

1Nang magkagayon nga'y tinangnan ni Pilato si Jesus, at siya'y hinampas. 2At ang mga kawal ay nangagkamakama ng isang putong na tinik, at ipinutong sa kaniyang ulo, at siya'y sinuutan ng isang balabal na kulay-ube; 3At sila'y nagsilapit sa kaniya, at nangagsabi, Magalak, Hari ng mga Judio! at siya'y kanilang pinagsuntukanan. 4At si Pilato ay lumabas na muli, at sa kanila'y sinabi, Narito, siya'y inilabas ko sa inyo, upang inyong matalastas na wala akong masumpungang anomang kasalanan sa kaniya. 5Lumabas nga si Jesus, na may putong na tinik at balabal na kulay-ube. Sa kanila'y sinabi ni Pilato, Narito, ang tao! 6Pagkakita nga sa kaniya ng mga pangulong saserdote at ng mga punong kawal, ay sila'y nangagsigawan, na sinasabi, Ipako siya sa krus, ipako siya sa krus! Sinabi sa kanila ni Pilato, Kunin ninyo siya, at ipako ninyo siya sa krus: sapagka't ako'y walang masumpungang kasalanan sa kaniya. 7Nagsisagot sa kaniya ang mga Judio, Kami'y mayroong isang kautusan, at ayon sa kautusang yaon ay nararapat siyang mamatay, sapagka't siya'y nagpapanggap na Anak ng Dios.

8Pagkarinig nga ni Pilato ng salitang ito, ay lalong sinidlan siya ng takot; 9At siya'y muling pumasok sa Pretorio, at sinabi kay Jesus, Taga saan ka? Nguni't hindi siya sinagot ni Jesus. 10Sinabi nga sa kaniya ni Pilato, Sa akin ay hindi ka nagsasalita? Hindi mo baga nalalaman na ako'y may kapangyarihang sa iyo'y magpawala, at may kapangyarihang sa iyo'y magpako sa krus? 11Sumagot si Jesus sa kaniya, Anomang kapangyarihan ay hindi ka magkakaroon laban sa akin malibang ito'y ibinigay sa iyo mula sa itaas: kaya't ang nagdala sa iyo sa akin ay may lalong malaking kasalanan. 12Dahil dito'y pinagsisikapan ni Pilato na siya'y pawalan: nguni't ang mga Judio ay nagsisigawan, na nangagsasabi, Kung pawalan mo ang taong ito, ay hindi ka kaibigan ni Cesar: ang bawa't isang nagpapanggap na hari ay nagsasalita ng laban kay Cesar.

13Nang marinig nga ni Pilato ang mga salitang ito, ay inilabas niya si Jesus, at siya'y naupo sa hukuman sa dakong tinatawag na Pavimento, datapuwa't sa Hebreo ay Gabbatha. 14Noon nga'y Paghahanda ng paskua: at noo'y magiikaanim ng oras. At sinabi niya sa mga Judio, Narito, ang inyong Hari! 15Sila nga'y nagsigawan, Alisin siya, alisin siya, ipako siya sa krus! Sinabi sa kanila ni Pilato, Ipapako ko baga sa krus ang inyong Hari? Nagsisagot ang mga pangulong saserdote, Wala kaming hari kundi si Cesar.

16Nang magkagayon nga'y ibinigay siya sa kanila upang maipako sa krus.

17Kinuha nga nila si Jesus: at siya'y lumabas, na pasan niya ang krus, hanggang sa dakong tinatawag na Dako ng bungo, na sa wikang Hebreo ay tinatawag na Golgota: 18Na doo'y ipinako nila siya sa krus, at kasama niya ang dalawa pa, isa sa bawa't tagiliran, at si Jesus sa gitna. 19At sumulat din naman si Pilato ng isang pamagat, at inilagay sa ulunan ng krus. At ang nasusulat ay, JESUS NA TAGA NAZARET, ANG HARI NG MGA JUDIO. 20Marami nga sa mga Judio ang nakabasa ng pamagat na ito, sapagka't ang dakong pinagpakuan kay Jesus ay malapit sa bayan; at ito'y nasusulat sa Hebreo, at sa Latin, at sa Griego. 21Sinabi nga kay Pilato ng mga pangulong saserdote ng mga Judio, Huwag mong isulat, Ang Hari ng mga Judio; kundi, ang kanyang sinabi, Hari ako ng mga Judio. 22Sumagot si Pilato, Ang naisulat ko ay naisulat ko.

23Ang mga kawal nga, nang si Jesus ay kanilang maipako na sa krus, ay kanilang kinuha ang kaniyang mga kasuutan at pinagapat na bahagi, sa bawa't kawal ay isang bahagi; at gayon din naman ang tunika: at ang tunika ay walang tahi, na hinabing buo mula sa itaas. 24Nangagsangusapan nga sila, Huwag natin itong punitin, kundi ating pagsapalaranan, kung mapapakanino: upang matupad ang kasulatan, na nagsasabi, Binahagi nila sa kanila ang aking mga kasuutan, At ang aking balabal ay kanilang pinagsapalaran. 25Ang mga bagay ngang ito ay ginawa ng mga kawal. Datapuwa't nangakatayo sa piling ng krus ni Jesus ang kaniyang ina, at ang kapatid ng kaniyang ina, na si Maria na asawa ni Cleopas, at si Maria Magdalena. 26Pagkakita nga ni Jesus sa kanyang ina, at sa nakatayong alagad na kaniyang iniibig, ay sinabi niya sa kaniyang ina, Babae, narito, ang iyong anak! 27Nang magkagayo'y sinabi niya sa alagad, Narito, ang iyong ina! At buhat nang oras na yaon ay tinanggap siya ng alagad sa kaniyang sariling tahanan.

28Pagkatapos nito, pagkaalam ni Jesus na ang lahat ng mga bagay ay naganap na nga, upang matupad ang kasulatan, ay sinabi, Nauuhaw ako. 29Mayroon doong isang sisidlang puno ng suka: kaya't naglagay sila ng isang esponghang basa ng suka sa isang tukod na isopo, at kanilang inilagay sa kaniyang bibig. 30Nang matanggap nga ni Jesus ang suka, ay sinabi niya, Naganap na: at iniyukayok ang kaniyang ulo, at nalagot ang kaniyang hininga.

31Ang mga Judio nga, sapagka't noo'y Paghahanda, upang ang mga katawan ay huwag mangatira sa krus sa sabbath (sapagka't dakila ang araw ng sabbath na yaon), ay hiniling nila kay Pilato na mangaumog ang kanilang mga hita, at upang sila'y mangaalis doon. 32Nagsiparoon na ang mga kawal, at inumog ang mga hita ng una, at ng sa isa na ipinako sa krus na kasama niya: 33Nguni't nang magsiparoon sila kay Jesus, at makitang siya'y patay na, ay hindi na nila inumog ang kaniyang mga hita: 34Gayon ma'y pinalagpasan ang kaniyang tagiliran ng isang sibat ng isa sa mga kawal, at pagdaka'y lumabas ang dugo at tubig. 35At ang nakakita ay nagpatotoo, at ang kaniyang patotoo ay totoo: at nalalaman niyang siya'y nagsasabi ng totoo, upang kayo naman ay magsisampalataya. 36Sapagka't ang mga bagay na ito ay nangyari, upang matupad ang kasulatan, Ni isa mang buto niya'y hindi mababali. 37At sinabi naman sa ibang kasulatan, Magsisitingin sila sa kaniya na kanilang pinagulusanan.

38At pagkatapos ng mga bagay na ito si Jose na taga Arimatea, palibhasa'y alagad ni Jesus, bagama't lihim dahil sa katakutan sa mga Judio, ay namanhik kay Pilato na makuha niya ang bangkay ni Jesus; at ipinahintulot ni Pilato sa kaniya. Naparoon nga siya, at inalis ang kaniyang bangkay. 39At naparoon naman si Nicodemo, yaong naparoon nang una sa kaniya nang gabi, na may dalang isang pinaghalong mirra at mga aloe, na may mga isang daang libra. 40Kinuha nga nila ang bangkay ni Jesus, at binalot nila ng mga kayong lino na may mga pabango, ayon sa kaugalian ng mga Judio sa paglilibing. 41Sa dako nga ng pinagpakuan sa kaniya ay may isang halamanan; at sa halamana'y may isang bagong libingan na kailan ma'y hindi pa napaglalagyan ng sinoman. 42Doon nga, dahil sa Paghahanda ng mga Judio (sapagka't malapit ang libingan) ay kanilang inilagay si Jesus.

Sours: https://biblehub.com/adb/john/htm
Juan 19:1-16 Jesús es azotado, escarnecido y sentenciado a muerte

Juan 19

Reina-Valera

19  Así que, entonces tomó Pilato a Jesús, y le azotó.

Y los soldados entretejieron una corona de espinas, y la pusieron sobre su cabeza, y le vistieron con un manto de púrpura;

y le decían: !!Salve, Rey de los judíos! y le daban de bofetadas.

Entonces Pilato salió otra vez, y les dijo: Mirad, os lo traigo fuera, para que entendáis que ningún delito hallo en él.

Y salió Jesús, llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Y Pilato les dijo: !!He aquí el hombre!

Cuando le vieron los principales sacerdotes y los alguaciles, dieron voces, diciendo: !!Crucifícale! !!Crucifícale! Pilato les dijo: Tomadle vosotros, y crucificadle; porque yo no hallo delito en él.

Los judíos le respondieron: Nosotros tenemos una ley, y según nuestra ley debe morir, porque se hizo a sí mismo Hijo de Dios.

Cuando Pilato oyó decir esto, tuvo más miedo.

Y entró otra vez en el pretorio, y dijo a Jesús: ¿De dónde eres tú? Mas Jesús no le dio respuesta.

10 Entonces le dijo Pilato: ¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte?

11 Respondió Jesús: Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba; por tanto, el que a ti me ha entregado, mayor pecado tiene.

12 Desde entonces procuraba Pilato soltarle; pero los judíos daban voces, diciendo: Si a éste sueltas, no eres amigo de César; todo el que se hace rey, a César se opone.

13 Entonces Pilato, oyendo esto, llevó fuera a Jesús, y se sentó en el tribunal en el lugar llamado el Enlosado, y en hebreo Gabata.

14 Era la preparación de la pascua, y como la hora sexta. Entonces dijo a los judíos: !!He aquí vuestro Rey!

15 Pero ellos gritaron: !!Fuera, fuera, crucifícale! Pilato les dijo: ¿A vuestro Rey he de crucificar? Respondieron los principales sacerdotes: No tenemos más rey que César.

16 Así que entonces lo entregó a ellos para que fuese crucificado. Tomaron, pues, a Jesús, y le llevaron.

Crucifixión y muerte de Jesús

(Mt. ; Mr. ; Lc. )

17 Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota;

18 y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio.

19 Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS.

20 Y muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín.

21 Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que él dijo: Soy Rey de los judíos.

22 Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito.

23 Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo.

24 Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice:
    Repartieron entre sí mis vestidos,
    Y sobre mi ropa echaron suertes.(A) m Y así lo hicieron los soldados.

25 Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena.

26 Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.

27 Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

28 Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese:(B) Tengo sed.

29 Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca.

30 Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.

El costado de Jesús traspasado

31 Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.

32 Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él.

33 Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas.

34 Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.

35 Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.

36 Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo.(C)

37 Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.(D)

Jesús es sepultado

(Mt. ; Mr. ; Lc. )

38 Después de todo esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos, rogó a Pilato que le permitiese llevarse el cuerpo de Jesús; y Pilato se lo concedió. Entonces vino, y se llevó el cuerpo de Jesús.

39 También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche,(E) vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras.

40 Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos.

41 Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno.

42 Allí, pues, por causa de la preparación de la pascua de los judíos, y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús.

Sours: https://www.biblegateway.com/passage/?search=Juan%%2CJohn%&version=RVR;NIV

Similar news:

.



496 497 498 499 500